SEMBRADORES DE PAZ

  • Un Sembrador de Paz es un ser humano que reconoce su origen divino, que Dios Padre Creador ha puesto en él una chispa divina y que a través de Cristo nos envió un mensaje de amor y nos mostró el camino para encontrar nuestra paz interna, para convivir en paz, y elegir la paz.

    Un Sembrador de Paz cree en el Espíritu Santo, en el poder para transformar, para aprender y para elevar el nivel de conciencia espiritual. 

    El Sembrador de paz se sabe hijo de Dios, se sabe imperfecto pero lucha y guerrea consigo mismo para día a día ser mejor.

    Un Sembrador de Paz siente en su corazón el llamado a ser Sembrador de Paz, siente que él puede sembrar en sí mismo y puede sembrar en este mundo a través de su ejemplo, de su vida y su oración.

    Un Sembrador de Paz no necesita más que un corazón dispuesto a orar por la paz mundial, esperanza y fe en que unidos en redes de oración lograremos sembrar más y más, en cada uno, en sus familias y comunidades.

    Un Sembrador de Paz es un ser que anhela la paz para sí mismo y para el mundo entero.

  • Un Sembrador de Paz atiende al llamad; siente en su alma, en lo profundo de su ser, un enorme e inexplicable gozo de encontrarse finalmente con otros Sembradores de Paz, sabe que el llamado es para él y lo atiende.

    Un Sembrador de Paz se permite a si mismo recibir agua fresca del manantial de agua viva que se pone a su disposición.

    Un Sembrador de Paz reconoce su imperfección y la misericordia y el amor de Dios para con él.

    Un Sembrador de Paz tiene sed de conocimiento para su alma y su espíritu, tiene sed del amor de Dios, se deja permear y llenar de ese regalo de amor.

    Un Sembrador siembra en si mismo y siembra en su alrededor. Siembra paz a través de actos de amor y de bondad

    Un Sembrador de Paz ora por la Paz

    Un Sembrador de Paz buscará más Sembradores de Paz en su familia, en su trabajo, con sus amistades, y grupos de oración y demás; busca seguidores de la paz.

    Un Sembrador de Paz comprende que se empieza contando de uno en uno y luego de diez en diez y luego de cien en cien, hasta ser ejércitos de Sembradores de Paz.

    Un Sembrador de Paz reconoce su debilidad, sabe que necesita cada día crecer y aumentar su fe, por eso se une a otros muchos Sembradores de Paz que le ayudarán.

    Un Sembrador de Paz reconoce que el Grupo de Sembradores de Paz pertenece a la Escuela de Vida y está dispuesto a convertirse en Escuela de Vida y ser ejemplo de un ser de paz.

    Un ser de paz elige… y elige la paz

    Un Sembrador de Paz sabe que sus armas son su mirada de amor, su palabra de apoyo, su mano extendida y sus pies dispuestos a caminar tras las huellas de Cristo.

    Un Sembrador de Paz está dispuesto a arrancar maleza de sus campos, a abonar y esparcir la semilla, reconociendo que tiene que arrancar de sus propios campos actitudes rencores y sentimientos que le impiden sembrar la semilla de paz que quiere sembrar.

    Un Sembrador de Paz comienza a sentirse Embajador de Paz y a comprometerse con la paz, a luchar por la paz y luchar en paz.

    Tú puedes ser un Sembrador de Paz si crees en la paz y aceptas en Cristo las enseñanzas para la paz.

  • Sembradores de Paz es un grupo de personas que al escuchar la frase “Sembradores de Paz” sienten algo que les cautiva en el alma y corazón. Es un llamado de espíritu a espíritu, que se hace dentro de la Fundación Escuela de Vida y que tiene como fin generar redes de hombres y mujeres dispuestos a orar por la paz mundial.

    El único requisito que se pide es que dentro de los fundamentos Cristianos que rigen a la Escuela cada persona se comprometa a orar por la paz en sus oraciones habituales de vida, de esta forma pasa a ser parte del grupo Sembradores de Paz de la Fundación Escuela de Vida para la Paz Mundial.

    La Fundación que es la encargada de velar por la administración del grupo de Sembradores de Paz pondrá al servicio de sus miembros un mensaje de aliento, una reflexión, una oración, o una enseñanza de acuerdo a un modelo establecido que busca el crecimiento espiritual como base fundamental de la paz personal, social y mundial.

    Entendiendo la paz como conciencia espiritual y comprendiendo que la paz es un estado en el que el espíritu gobierna por encima de la mente, el alma, el cuerpo y el entorno, se busca reflejar en actos de amor y bondad esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que siendo así una red de personas que poco a poco se instruyan en este modelo para alcanzar la paz, se conviertan en instrumentos de paz, y sean parte de la paz mundial.

    En el grupo de Sembradores de Paz se ora por la paz, y se aprende a tomar decisiones por la paz

    Además de este grupo la Fundación tiene programas de apoyo para la intervención, prevención y educación para individuos, familias, organizaciones, comunidades y programas de asistencia que trabajen por la paz.