RESEÑA

Fundación Escuela de Vida nace de un impulso que data de hace más de dos décadas, con un profundo compromiso que brota en el corazón de una humilde mujer y su esposo. Nace cual semilla en tierra fértil en el corazón de Elia María, una semilla fuerte que irradia luz; luz que viene de una fuente única de luz y verdad.

Con humildad, con confusión, muchas veces sin comprender qué sucede, pero con un corazón lleno de fe y obediencia se vuelve tierra fértil y permite simplemente que el Señor actúe en su humilde y humano ser.

Es así, esta criatura sencilla y humilde, inspirada por el Espíritu Santo, se deposita en ella un hermoso don, el de transformar la inspiración del Espíritu Santo en palabras comprendidas para ser difundidas y esparcidas en muchos otros corazones dispuestos a ser igual que ella tierra fértil para que brote la semilla transformadora del Señor.

Así comienza a esparcir la bendición en su familia, quienes la acogen con fe, la protegen, la resguardan y la acompañan en silencio en su peregrinar por la vida, esparciendo el mensaje de vida, de amor, de esperanza y paz.

Su esposo Rodrigo, en primer lugar se deja llevar por ese Espíritu que a él también llegó y fiel a su esposa, pero más a su Dios consagró su vida a la misión que el Señor le encomendó.

Y se le unieron sus hijos viendo en sus padres la transformación y la familia así la misión a sus vidas integró.

Comprendieron pronto que no tenían que comprender, que era cuestión de su corazón disponer; y pasaron los años y ese matrimonio consagrado al Señor se volvió tierra fértil y asumieron su labor. Entendieron que tenían que trabajar para Dios y abonar el terreno, con sus vidas un ejemplo dar y así después de por el mundo andar y caminar y tropezarse y equivocarse y sus decisiones errar, también comprendieron que había para ellos perdón y encontraron el Cristo, el camino y la paz

Y eso a sus hijos lograron transmitir y cual padres en herencia el legado entregar para que ellos continúen con el plan del mensaje llevar. Llevar al mundo esa semilla que en una mujer se sembró, que su esposo apoyó, que su familia protegió y llegado el momento el don se transmitió y ahora el legado finalmente al mundo llegó.

Fundación Escuela de Vida es un impulso, un movimiento de fe, de amor, un llamado que se hace desde lo más profundo de un corazón a otro corazón. Es una comunicación de espíritu a espíritu, de ser a ser, donde el color de piel, la edad, el género no se ven.

Se llama al alma, al ser, se llama a esa chispa divina que habita en cada ser y se le recuerda su origen, su razón de ser.

Fundación Escuela de Vida es un recordatorio de aquello que nos hace iguales a todos y cada uno de los seres humanos, a su origen, a su fin.

Fundación Escuela de Vida es un recordatorio del valor de la vida, del valor del tiempo, del sentido de misión que cada ser tiene en la tierra y de lo efímero y voluble que es cada ser humano de frente a su destino último y final… la muerte.

Fundación Escuela de Vida es un recordatorio a volver a los campos del Señor, a los terrenos seguros lejos del peligro del mundo, a los campos donde se cosecha el alimento para el alma, donde se nutre y fortalece el Espíritu, donde fluyen los ríos de luz y de verdad.

Fundación Escuela de Vida es un recordatorio en tiempos de guerra de que también existe la paz, es un recordatorio de que también se puede elegir el vivir en paz, que el conflicto es una opción, que el enojo es una opción, que el dolor es una opción, que la guerra es una opción, que así la armonía, la alegría, la esperanza y la paz también son una decisión. Fundación Escuela de Vida es un recordatorio de que se puede construir desde adentro un ser, un lugar, un mundo mejor.

Fundación Escuela de Vida es el camino, es el cómo que el mundo busca, para recordar el origen del hombre y hacia donde debe de recorrer su vida y encausar su final.

Fundación Escuela de Vida es una decisión para la paz, primero personal, luego social y finalmente mundial. Fundación Escuela de Vida instruye, educa, cultiva la semilla que en paz, en los corazones germinará. Eso es la Fundación Escuela de Vida para la Paz Mundial.