Nadie alcanza la paz  sin luchar su propia batalla espiritual.

Nadie conquista su ser  si no aniquila al ego, soberbia y renuncia al mundo y su falso poder.

Nadie sin humildad alcanza la bendición ni el reino que se le ha prometido en heredad.

Por la paz se lucha… se lucha en paz.